03 agosto, 2007

Cambio en el okupache

A todos los trabajadores del campo y de la ciudad.
A la Otra Campaña.
A la Comisión Sexta del EZLN.
A los estudiantes, trabajadores y profesores de la UNAM
A las organizaciones político revolucionarias del país y del mundo.
Al pueblo en general
.

Nosotros, mujeres y hombres que trabajamos en el Auditorio CHE Guevara, de la Ciudad Universitaria de la UNAM queremos hacer llegar nuestra palabra humilde y orgullosa, a toda la humanidad.
Estos tiempos que corren, caminan, se arrastran o hasta vuelan, nos están anunciando el próximo atardecer del sistema de explotación social que llamamos capitalismo. Muchos somos los que trabajamos diariamente, de sol a sol, de luna a luna, para que un amanecer más digno, libre y justo aparezca y sea realidad para todos y todas. Lo único raro, lo único nuevo que bajo esta opresión se ha presentado en esta la historia reciente que corre, camina, se arrastra y vuela en estos tiempos, es la identificación de nuestros dolores, que como bien dice el EZLN, es el primer paso para escucharnos y reconocernos los unos con los otros. Pero no solamente, pues es bien sabido que siglos de historia hermanan a todos los pueblos del mundo. Hoy más que nunca, gritos de libertad se escuchan en todo el cosmos. Hoy más que nunca nos sabemos dispuestos a ganar esta guerra contra los poderosos que desde arriba ordenan torturarnos, violarnos, humillarnos... se equivocan quiénes piensan que nos detendremos. Nuestros abuelos y los abuelos de nuestros abuelos entregaron su vida por la justicia y la libertad. Nuestros hijos y los hijos de nuestros hijos van a vivir una vida libre y justa. De eso estamos seguros. Los que hoy habitamos el planeta tierra tenemos el deber ineludible de entregar nuestra muerte o nuestra vida por esta causa. Quienes trabajamos en el Auditorio CHE Guevara, hace ya un buen rato que estamos, al igual que muchos, en muchas partes del mundo, en la línea de batalla. De eso queremos hablarles ahora:

1) El fantasma de Colón recorre el mundo.

Nos duele constatarlo. 500 años de colonialismo capitalista no han sido suficientes para saciar la avaricia y el hambre de poder de quienes desde hace unos tres mil años -cuando menos, han detentado el poder del Estado, sea en su forma religiosa, sea en su forma laica. Los mismos que destruyeron siglos de historia en África; los mismos que ahora destruyen siglos de historia en Oriente Medio; los mismos que evangelizaron a sangre y fuego a América Latina; los mismos que antes violentaron ‘Yugoslavia’ y hoy violentan el Cáucaso; los mismos que durante años han querido esclavizar al pueblo cubano; los mismos que durante décadas mantuvieron dictaduras militares en América Latina; los mismos que encabezaron y masacraron a miles de personas en Centroamérica durante la década de los setentas y ochentas; los mismos que mataron a los mineros en pasta de Conchos y a los obreros en Sicartsa, los mismos que reprimieron al pueblo de Oaxaca y de Atenco el año pasado; los que reprimieron y reprimen a la Otra Campaña y asesinaron al joven Alexis Benhumea, los mismos que intentan someter la cultura del Pueblo Vasco; los mismos que hoy se oponen a la eutanasia, el aborto y los métodos anticonceptivos; los mismos que quieren apropiarse de las riquezas naturales de nuestro país, y de muchos otros en el planeta; los mismos que nos roban nuestro trabajo y el producto de nuestro trabajo; los mismos que controlan los medios de comunicación masiva; los mismos que se oponen a controlar la emisión de gases contaminantes; los mismos que patentan plantas y animales que son de todos y de nadie; los mismos que promueven el uso de alimentos transgénicos; los mismos que controlan el tráfico de armas, drogas, mujeres, niñ@s a nivel mundial; los mismos que son dueños de los bancos y las empresas trasnacionales; los mismos que hoy encabezan la guerra contra el ‘terrorismo’ cuando son ellos mismos quienes intentan aterrorizar a la humanidad entera; los mismos que patrocinan el Plan Colombia y el Plan Puebla Panamá, los mismos que hicieron explotar las torres gemelas y el metro de Madrid; los mismos que mantienen encarcelados a más de 500 luchadores sociales en México; los mismos que a diario asesinan a centenares de personas en el mundo; los mismos que hoy y desde hace mucho tiempo viven cual parásitos a costa de la vida y la muerte de millones de humanos en el mundo.
El fantasma de Colón recorre el mundo, pronto llegará a la conclusión que en esta tierra millones estamos dispuestos a hacer historia, millones estamos dispuestos a acabar con la explotación del hombre por el hombre y de la naturaleza. Baste con dar una rápida vuelta al mundo para observar como en Palestina, niños, mujeres, hombres y viejos se organizan y enfrentan a las fuerzas de ocupación israelí; como en Irak cientos de insurgentes combaten cuerpo a cuerpo contra los soldados y mercenarios yanquis; como en Venezuela se los indígenas reivindican su autonomía comunitaria; como en Bolivia los cocaleros y mineros luchan contra los grandes terratenientes, contra las trasnacionales e incluso contra la complicidad de un gobierno de supuesta izquierda, como en Colombia las FARC y el ELN dialogan sus diferendos políticos e ideológicos mientras enfrentan al asesino Álvaro Uribe, como en Chile los indígenas mapuches y los estudiantes se organizan frente a los embates neoliberales de Bachelet; como en Perú los campesinos y los indígenas se organizan ante la vuelta del asesino Alán García al gobierno; como en Ecuador miles de indígenas se aferran a la construcción de su autonomía comunitaria; como en Costa Rica se organizan contra el TLC, como en Alemania miles de activistas protestan contra la cumbre del G8; como en la península ibérica se defiende el derecho a la autodeterminación; como en Francia miles de trabajadores inmigrantes cuestionan “la libertad, la igualdad y la fraternidad” de un Estado represor y de derecha; como en Inglaterra miles ocupan edificios ante la falta de vivienda; como en Estados Unidos millones de migrantes salen a las calles a defender sus derechos civiles y políticos; como en Argentina los compas del Frente Popular Darío Santillán se organizan para autogestionar fábricas y colonias; como en México la Otra Campaña recorre el país para organizarnos y levantarnos pacífica y civilmente contra los partidos políticos y contra la oligarquía que gobierna; como en Atenco el FPDT se reorganiza y se declara dispuesto a no permitir la venta de la tierra; como en Guerrero decenas de comunidades se organizan contra la construcción de la presa hidroeléctrica la Parota; como en Michoacán cientos de comunidades resisten ante los operativos del ejército mexicano; como en Veracruz se lucha incansablemente contra la guerra sucia implementada por los gobiernos federal y estatal; como en Yucatán decenas de jóvenes resisten el embate de la ultraderecha tal como se hizo en Guadalajara hace ya tres años; en fin, como millones en el mundo decimos alto al neocolonialismo, fin de los derechos del estado, capitalismo nunca más!!! De eso y más cosas el fantasma de Colón dará razón a quienes hoy le dan vida, es decir, los gobiernos, las trasnacionales, los estados, las policías, los ejércitos, los mercenarios, etc.

2) Una vuelta al pasado. Una mirada al futuro: 8 años después la UNAM se mueve...

La Universidad Nacional ha sido sin duda alguna para México un espacio formativo de varias generaciones de jóvenes. Sin embargo, de varias décadas para acá el Estado Mexicano ha tratado de minar los principios que la han distinguido: la libertad de cátedra, su conciencia crítica, el desarrollo de las humanidades y ciencias sociales, etc. A mediados de la década de los noventa, el entonces rector de la UNAM Francisco Barnés de Castro, intento llevar a cabo lo que sus antecesores no habían podido, es decir, imponer reformas con miras a la privatización de la universidad pública, algunas de ellas fueron, la modificación de planes de estudio, las reformas al reglamento general de ingreso a licenciatura, y de exámenes, cobros ilegales por servicios gratuitos, la participación del CENEVAL en los exámenes de ingreso a la universidad, etc, etc. Aunado a ello implemento un grosero aparato represivo y de espionaje al interior de los distintos planteles universitarios con el fin de atemorizar a los activistas que nos comenzábamos a agrupar contra la privatización de la universidad y que ya nos movilizábamos por la situación que en ese momento vivía el país: vehículos con cámaras de video y altavoces, cámaras de video en postes y facultades, policías en bicicleta, “monitores”, infiltrados y mucho más.
No pudiendo tolerar esta escalada represiva, cuando el rector Barnés y el Consejo Universitario aprobaron la modificación al Reglamento General de Pagos, miles de estudiantes, trabajadores y muchos profesores, alzamos nuestra voz para hacer patente nuestro rechazo a la consecutiva privatización y elitización de la universidad. Se formo entonces la Asamblea General Universitaria misma que llamo al dialogo a las autoridades universitarias. Barnés no hizo otra cosa que prepararse para enfrentar una inevitable huelga general, estaba decidido a dar pasos seguros hacia la destrucción de la universidad pública y se negó rotundamente al dialogo. El 20 de abril de 1999 se conformo entonces, el Consejo General de Huelga, representantes de las distintas facultades, escuelas, cch's y prepas de la UNAM acordamos lanzar un pliego petitorio de seis puntos: 1) Abrogación del Reglamento General de Pagos. 2) Recuperación del pase automático y eliminación de límites de permanencia en la UNAM (Derogación de las Reformas del 97) 3) Creación de espacio de diálogo resolutivo (Congreso Universitario). 4) Retiro de sanciones contra quienes participen en la huelga y desmantelamiento de los cuerpos de vigilancia de la UNAM. 5) Recuperación de clases. 6) Romper relación de la UNAM con el CENEVAL encargado del examen único. Seis puntos que nunca fueron cumplidos, porque las autoridades universitarias y federales consideraron un peligro abrir cauces legítimos y legales hacia la transformación radical de la universidad y porque el 6 de febrero de 2000, luego de más de 10 meses de huelga, Ernesto Zedillo ordenó a la ilegal Policía Federal Preventiva la ocupación de las instalaciones universitarias. El dialogo público e incluso la firma de acuerdos con la rectoría no fructificó en lo más mínimo para el movimiento estudiantil.
Por otro lado, es imposible dejar de reconocer que debido a la fuerte movilización social que ocasionó la huelga, la dictadura partidocrática priista se vio exhibida y miles dejaron de votar por ellos Sin embargo el cambio de gobierno no trajo consigo transformación alguna como muchos se hacían ilusión que pasaría. Ni se acabo con los intentos privatizadores de la máxima casa de estudios del país, ni hubo Congreso Resolutivo. Se puede decir, desde esta perspectiva, que el movimiento estudiantil de 99-2000 fue derrotado, no obstante que no se han impuesto los cobros por la vía legal como quería la autoridad. Quiénes sólo festejen esta supuesta “gratuidad” como una victoria total (obtenida supuestamente gracias a su “liderazgo”) son demasiado complacientes, u hoy trabajan en alguna institución del gobierno de la ciudad. En este sentido, hay que reconocer que pese a la represión y dispersión, la diversidad que constituía el movimiento estudiantil consiguió mantenerse viva y crecer en los espacios ganados en facultades y escuelas de la universidad, pero también fuera de ella, así que ahora somos más y vamos por todo. Además debemos recuperar las experiencias de un movimiento que supo ser independiente, no dejarse someter o arrastrar por los partidos políticos, ni engañar con las migajas que se le ofrecían en negociaciones abiertas o a oscuras.
En este sentido queremos expresar un “reconocimiento” a la labor privatizadora que Juan Ramón de la Fuente ha realizado desde que asumiera de manera espuria y violenta la rectoría de la UNAM. Son muchas y muy variadas las acciones que este rector ha realizado en favor de la privatización de la universidad, ninguna de las cuales hemos olvidado. Ahora mencionamos algunas de ellas: la toma de la universidad aquel 6 de febrero de 2000 a manos de la asquerosa Policía Federal Preventiva; el encarcelamiento de más de mil activistas que mantuvimos en huelga la UNAM por más de 10 meses; la muerte del compañero Pavél González en abril de 2004; el intento de asesinato contra activistas de la ENTS; las amenazas, extorsión y hostigamiento policíaco contra quienes hemos mantenido autónomo el auditorio CHE Guevara; la expulsión de más de 300 activistas en toda la universidad; el encarcelamiento por más de seis años de nuestro compañero Roberto Espinoza; el mantenimiento de altos cobros ilegales en escuelas y facultades; la destrucción de extensas áreas de la reserva ecológica del pedregal; la concesión de investigaciones científicas de alto nivel a empresas trasnacionales; el mantenimiento de las políticas dictadas por el FMI y el BM en materia educativa con la consiguiente reforma mercantil a los planes de estudios; la reducción de la matricula; la reactivación de grupos porriles en preparatorias y cch’s, tal es el caso del CCH Vallejo, donde nuestros compañeros de Regeneración Radio han padecido constantes ataques por parte del grupo porril 3 de marzo y de la dirección del plantel; y cómo olvidar la aplicación amañada que se esta haciendo de las reformas del ‘97 y del examen único de ingreso a bachillerato por medio del CENEVAL, el olvido al que se mandó la legítima demanda de un Congreso Universitario en la UNAM.
Juan Ramón de la Fuente, pasará a la historia como el peor rector en toda la historia de la universidad. En estos momentos que las diferentes fracciones de la burguesía académica se están disputando la rectoría de la UNAM, que la UNESCO ha reconocido a la Ciudad Universitaria como Patrimonio Cultural de la humanidad y que la universidad ha sido calificada como una de las mejores del mundo, queremos hacer un llamado a los trabajadores, académicos y estudiantes para que redoblemos esfuerzos en la lucha por la democratización de la estructura universitaria, en defensa de la educación pública, gratuita y de calidad, por el desmantelamiento del aparato policíaco-represivo al interior de la universidad, por el fortalecimiento del vínculo entre los universitarios y con los sectores más marginados y combativos del país y del mundo.
Ocho años después la UNAM se mueve porque la Otra Campaña ha posibilitado que muchos de quienes nos hemos mantenido dignos y rebeldes después de más de ocho años, nos volvamos a encontrar, nos volvamos a escuchar, nos volvamos a poner de acuerdo para mantener y continuar la lucha por un mundo mejor para todos. La universidad hoy, tiene el deber ineludible de transformarse en la conciencia crítica de de este país, no como vanguardia, sino como depositaria y productora de una enorme calidad de conocimiento crítico para ello los universitarios que de veras nos reconozcamos con los de abajo tenemos que caminar hombro con hombro con las y los trabajador@s de abajo y a la izquierda, del campo y de la ciudad.

3) El Che Guevara y la universidad.

En 1967 cayó en combate el Comandante Ernesto Guevara de la Serna, “El Che”. Un año después, el 8 de agosto de 1968, mientras el mundo se sacudía con las rebeliones juveniles que recorrían más de cien países en el mundo, el Auditorio más grande de toda la UNAM fue renombrado en honor de este gran guerrillero que lucho por la liberación de toda la humanidad y contra el capital-imperialismo yanqui. Este 2007 y el próximo año 2008 se cumplen, respectivamente, 40 años, de la caída en combate del Che, y de que este auditorio se llama “Che Guevara”.
El auditorio Che Guevara ha sido testigo activo de varios movimientos sociales surgidos de las entrañas de la universidad, la lucha del '68, del '71, del '77, del '86-87, del '94, del '96, del '99-2000 y muchas más, por ello, sin dudarlo, es el espacio de lucha más representativo de toda la universidad nacional. El 4 de septiembre de 2000, luego de un par de intentos fallidos, el auditorio CHE Guevara fue retomado por el movimiento estudiantil. Ahí dio comienzo una historia dentro de otra historia, mientras much@s, por no decir tod@s, luego del fin violento de la huelga, padecíamos sentimientos de angustia, fracaso, depresión, derrota, tristeza, paranoia, persecución y poco a poco nos íbamos yendo de la universidad o regresando a las aulas, otros, también inundados por los mismos sentimientos pero dispuestos a mantener vivo nuestro espíritu rebelde, decidimos hacer del auditorio una opción de resistencia y organización. De todos quienes recuperamos el auditorio, pocos nos quedamos. Al principio, el destruido auditorio fue utilizado para nadar en su inmensidad y nada más. En el primer semestre de 2001 trabajamos en recuperar algunos espacios cerrados y destruidos al interior del propio auditorio; para el segundo semestre se decidió echar a andar un comedor popular que pronto pegó y al que asistían por decenas, estudiantes y trabajadores -todavía entonces se cocinaban carnes, mientras que ahora hemos optado por el veganismo; el cine hizo posible que el enorme auditorio sin butacas comenzará a ser revisitado por mucha gente. En ese año también renació la radio bocina XHUE-VOZ, que fue parte de los primeros pasos de lo que hoy somos (no solo la radio okupa sino todo el espacio) allá por 1997 en el aeropuerto de la FFyL; prácticamente éramos sólo un colectivo, que cada vez se fue haciendo de menos integrantes y aun de menos recursos económicos. Surgieron entonces problemas de organización, vivíamos en el auditorio, circulaban algunas drogas y sobre todo alcohol, pronto nos vimos en la necesidad de expulsar a gente que hacía daño, robaba infraestructura, denunciaba a los compañeros que nos organizábamos.
Al año siguiente (2002) nuestra incapacidad se hizo notoria, pero alrededor todo era desierto, dos años después la depresión y la indiferencia eran estados comunes en la universidad. De otra parte, se sucedían fuertes cuestionamientos a las corrientes políticas que dentro del CGH habían impedido la participación de los estudiantes y ahora impedían la reorganización estudiantil desde la base, es decir, desde las escuelas y facultades. Muestra de ello es que hoy, ocho años después, todavía algunos, con alevosía y oportunismo, se siguen auto llamando CGH, cómo si el CGH hubiéramos sido unos cuantos borreg@s con líderes. No obstante que el movimiento estudiantil no tenía visos de reconstituirse durante 2002 y 2003, distintos grupos y colectivos continuamos desestabilizando los intentos de las autoridades universitarias por recomponer su caduca estructura, boikoteando elecciones, tomando facultades, tomando rectoría, cerrando avenidas, etc. Tal vez con esas acciones no logramos nada en lo inmediato -que no fuera una mayor represión institucional, sin embargo, hoy pensamos que esas acciones directas sirvieron para mantener vivo el cuestionamiento a la calidad del conocimiento enseñado en las aulas, el cuestionamiento a una supuesta normalidad de la vida universitaria, el cuestionamiento a la autoritaria estructura institucional de la universidad, el cuestionamiento a la situación de pobreza extrema y guerra que se vive en el país, es decir, sirvieron para continuar con cuestionamientos concretos al estado mexicano y al capitalismo.
A mediados del 2002 la represión día con día crecía, hostigaban a compañeros visibles que trabajábamos en el auditorio y que antes, durante la huelga habíamos sido identificados, la policía andaba tras de nosotros. Fue por esos meses que en la Universidad policías federales comenzaron a realizar decenas de redadas contra la gente que consumía y vendía drogas a funcionarios, profesores, trabajadores y estudiantes universitarios. Por desgracia, ante nuestra evidente debilidad y la autonomía del CHE, pronto nos vimos sobrepasados por gente que no tenía mayor interés que drogarse y pernoctar en el auditorio. Reconocemos que fue nuestro error, estábamos cansados, desorganizados y divididos. Entonces decidimos entregar de vuelta el auditorio al movimiento estudiantil. Las peleas subían de tono todos los días, pero ni algunos de nosotros ni las autoridades universitarias mismas, contábamos con que llegarían refuerzos para continuar la lucha. Junto con compañeros estudiantes de otras facultades, escuelas e instituciones, así como punks anarquistas (que antes habían participado en otras okupaciones), decidimos hacer frente a los problemas que padecía el auditorio, así que después de varios desencuentros violentos pudimos desalojar a quienes nos estaban ocasionando graves conflictos. El auditorio era de vuelta nuestro. No muchos se enteraron de esta situación tan tensa -promovida por las autoridades universitarias y que vivimos durante más de seis meses, muchos fueron los que hicieron caso omiso, el desprestigio había arrasado con nuestro trabajo. En marzo de 2003 nació entonces la Okupación Auditorio CHE Guevara, producto de la llegada de nuevas ideas y perspectivas que nutrieron el trabajo y a los que todavía quedábamos y persistíamos en la lucha universitaria, misma que hoy queremos hacer saber a ustedes que ha terminado, pero eso se los explicaremos más adelante.

De 2004 a la fecha, el trabajo en el auditorio, aunque muchas veces ha recaído muchas veces más ha sido levantado. Algunas de esas recaídas se sucedieron, particularmente en 2004, por el asesinato del compañero Pável González (19 abril), la cruenta represión en la cd. De Guadalajara a manos del ahora Secretario de gobernación (28 de mayo), así como por la detención de un par de compañeros a quienes se les acuso falsamente de delitos contra la salud (julio y diciembre 2004) y el corte de energía eléctrica que nos afecto por más de seis meses. Para mediados de 2005, la Sexta Declaración de la Selva Lacandona lanzada por el EZLN convoco a la constitución de un nuevo movimiento social anticapitalista, de abajo y a la izquierda. A ella nos adherimos quienes en ese momento constituíamos la asamblea de la okupación. Tanto en una de las reuniones preparatorias como en la primera asamblea nacional de la Otra, nosotr@s nos comprometimos a facilitar la infraestructura técnica con la que cuenta el espacio y que ha ido creciendo gracias a ustedes y a nuestro trabajo diario, es decir, sonido, comedor, galería y espacios para reuniones chicas o grandes de organizaciones, pueblos y colectivos adheridos a la sexta; participar activamente en los mítines, marchas, caravanas, foros, mesas de análisis, pinta de bardas, pega de carteles etc. -algo que por supuesto hemos hecho durante todo el año 2006 y este 2007, baste mencionar que este pasado 1 de mayo 2007 tomamos por “asalto” el zócalo de la ciudad de México para sonorizar la marcha y el mitin de las y los trabajadores adheridos a la Sexta y a la Otra Campaña. De igual manera también nos comprometimos a poner a disposición, y así lo hemos hecho, nuestros medios de contradesinformación, tales como el boletín “A la Trinchera”, la Revista Palabras Pendientes y nuestra página web http://espora.org/okupache, la Radiokupa, así como nuestro taller de serigrafia y fotografía. Ahora, cuando la Otra Campaña transita por su segunda etapa queremos volver a ratificar nuestra adhesión a la Sexta Declaración de la Selva Lacandona, con las anotaciones que en su momento hiciéramos; así como hacerles la invitación para que se acerquen a su auditorio, el auditorio CHE Guevara. Nos mantenemos en el intento de ser un espacio de combate, una opción de resistencia y organización, pero ahora no solamente a nivel universitario sino también a nivel nacional e internacional. Esperamos que algún día podamos decir que también lo es a nivel intergaláctico...

Desde mediados de 2006 y hasta la fecha el auditorio CHE Guevara se ha nutrido de más colectivos e individuos comprometidos con la universidad y con el país. Embates represivos del Estado mexicano como los sucedidos el 3 y 4 de mayo en San Salvador Atenco y el de noviembre en Oaxaca, han cuestionado profundamente los objetivos de nuestro trabajo y la permanencia en si, del Auditorio, como un auditorio autónomo y autogestivo. En este sentido, podemos decirles que hay al menos tres puntos importantes sobre los que estamos trabajando, a saber, el reacondicionamiento del auditorio como un espacio en el que caben todas las actividades culturales: danza, teatro, cine, poesía, música, etc. Hoy con gusto podemos declarar que el auditorio cuenta audio propio, si bien no hay butacas y gran parte del escenario esta en posesión de la facultad de filosofía y letras, hemos avanzado en construir un auditorio cómodo donde se realicen eventos de calidad. Además de ello, estamos por iniciar la pinta de un nuevo mural en la pared principal exterior del auditorio, para ello comenzaremos próximamente una campaña de recolección de fondos.
Por otra parte, desde hace varios meses hemos venido consensuando una estructura de organización horizontal militante que mediante la crítica y la autocrítica sea capaz de responder a los retos que las circunstancias y las condiciones sociales que la universidad, México y el mundo nos planteen.
En este sentido, queremos decirles que el día de hoy damos por terminada la etapa de Okupación del Auditorio Che Guevara.
Creemos que existen suficientes condiciones para que éste camine como un auditorio para la organización del pueblo trabajador, como un espacio múltiple en el que es posible aprender las más variadas técnicas de artes y oficios, como un auditorio en el que es posible apreciar actividades de gran calidad realizadas por colectivos e individuos que no están dispuestos a vender su dignidad y su trabajo. Porque estamos seguros que la autonomía de este espacio se mantendrá permanentemente gracias al trabajo autogestivo y desinteresado de decenas personas.

Como okupación hoy damos un paso adelante, necesario y acorde con los nuevos tiempos que marca la lucha de clases en este país: terminamos una etapa de resistencia para pasar a la ofensiva. Entre las razones por las que hemos decidido organizarnos en una Coordinadora Anticapitalista de Grupos, Colectivos, Cooperativas e Individuos esta el abarcar integralmente al auditorio como un espacio en construcción. Dar por igual reconocimiento, respaldo y autonomía a todos los colectivos que hemos aceptado adherirnos a la Coordinadora y finalmente, intentar realizar un trabajo colectivo mucho más organizado y efectivo.
Finalmente, el otro punto sobre el que estamos trabajando es en el enlace con distintas organizaciones y colectivos adheridos a la Sexta, o del espectro de abajo y a la izquierda pero que no están adheridos a la Sexta, para realizar trabajo coordinado, anticapitalista, de abajo y a la izquierda, que contribuya de la mejor manera en la discusión por un Programa Nacional de Lucha y en la preparación de las condiciones para un levantamiento civil y pacífico contra los poderosos que oprimen este país y el mundo entero.
Lo volvemos a repetir. Ocho años después la UNAM se mueve porque la Otra Campaña ha posibilitado que muchos de quienes nos hemos mantenido dignos y rebeldes después de más de ocho años, nos volvamos a encontrar, nos volvamos a escuchar, nos volvamos a poner de acuerdo para mantener y continuar la lucha por un mundo mejor para todos. En este sentido, y sabedores de la enorme importancia que ha tenido para la universidad y para el país, el auditorio CHE Guevara, y por supuesto, lo importante que es el Comandante Ernesto CHE Guevara para el mundo y particularmente para América Latina, queremos invitarlos a que juntos coordinemos las distintas actividades que se tienen planeadas por estos múltiples motivos, que en realidad son uno: continuar la lucha contra el Capitalismo, contra el Estado, contra el patriarcado, contra la privatización de la educación, en defensa de la humanidad, de nuestras riquezas naturales y de las culturas originarias en todo el mundo.
A lo largo de los 40 años de vida del auditorio y particularmente durante estos últimos ocho años, son muchos y muchas las que han contribuido a la resistencia para mantener el auditorio como un espacio – símbolo de las luchas sociales en México. Por este medio queremos invitar a tod@s ellos para que regresen y sigan contribuyendo al reconocimiento del Auditorio Che Guevara como un espacio de combate anticapitalista.
Por último, no queremos dejar pasar la oportunidad de solidarizarnos con tod@s los presos políticos del mundo y particularmente de México. Expresarles nuestro compromiso de continuar trabajando por su libertad, que también es la nuestra. Exigimos la presentación con vida de tod@s los luchadores sociales y de los militantes revolucionarios desaparecidos, el cese al hostigamiento y represión contra los movimientos sociales pacíficos de abajo y a la izquierda; el fin de la guerra sucia, el castigo a los autores de la represión y crímenes de Estado. Fin de los derechos del estado. Capitalismo nunca más!
A t e n t a m e n t e

¡Educación para la revolución!

Coordinadora Anticapitalista del Auditorio Che Guevara
Grupos, Cooperativas, Colectivos, e Individuos


Auditorio Che Guevara, Ciudad Universitaria UNAM, Julio de 2007

P.D. Y cómo no podía faltar la denuncia, ahora se las decimos...con un aviso

A principios de este año pudimos observar cómo de un costado del auditorio caía bastante agua cada vez que llovía. Nosotros pensamos que se debía a la falta de impermeabilización, pues es cierto que cuando fue tomado el auditorio en el año 2000 ya le hacía falta, por lo que hoy, ocho años después, es obvio que le hace falta. Sin embargo al hacer labores de revisión dado que la basura suele tapar las coladeras de la azotea del Che, nos dimos cuenta que la impermeabilización es necesaria pero no en demasía urgente y que la razón por la que a estos momentos pedazos del plafón se han venido abajo producto de la humedad -cuando la temporada de lluvias apenas comienza, es que los ductos del drenaje de la azotea del auditorio sufrieron un sabotaje por parte de las autoridades universitarias. Bien pensado este sabotaje ha puesto en peligro la integridad estructural del auditorio pues plafón, duela y muro están severamente húmedos y en el caso de la madera, hasta podrida.
En días recientes se ha presentado en varias ocasiones, ante distintos compañeros del Auditorio Che Guevara, un “gestor” proveniente de la rectoría universitaria de nombre Jaime Vázquez Díaz. El motivo, dice, es expresarnos la preocupación de las actuales autoridades universitarias por el auditorio ante la falta de impermeabilización, el inicio del periodo vacacional y del cambio de rector. Sin llegar a un dialogo formal, este enviado de rectoría nos ha ofrecido reconocer al auditorio, a nuestra organización y al trabajo que hemos realizado durante estos ocho años. Incluso afirma que a diferencia de otras ocasiones en que nos han entregado peticiones de desalojo y han enviado a personas a realizar “maldades” (sic) contra el auditorio, esta vez tienen toda la disposición de dialogar con nosotros. Nosotros preguntamos: ¿Qué “garantía” pueden ofrecernos de que cumplirán su palabra, cuando en otras decenas de ocasiones no lo han hecho y cuando en otros planteles de la universidad hostigan y amenazan a compañeros de otros colectivos? ¿Acaso no se han puesto a pensar que reconocernos a nosotros, también es reconocer que no cumplieron con los seis puntos del pliego petitorio, que no cumplieron con la realización de un Congreso Universitario, Resolutivo y Democrático, que son algunas de las razones que nos han mantenido en este espacio? ¿Han pensado que para reconocer al auditorio es necesario reconocer primero a un movimiento al que durante ocho años han criminalizado, como se criminaliza hoy toda disidencia política honesta en la UNAM? ¿Acaso piensan que nosotros aceptaremos traicionar al movimiento estudiantil del que formamos parte? ¿Acaso piensan que no observamos lo adelantado que va el proceso de privatización de la universidad? ¿Acaso piensan que cederemos antes sus sabotajes o sus chantajes? Parece que no.
Nosotros no hemos trabajado por siete años para buscar un reconocimiento de ninguna autoridad universitaria. No hemos hablado siete años de autogestión para terminar pidiendo prebendas. No negociaremos un espacio que no es solo nuestro, sino de todos los que con sus luchas le han dado historia. Nada nos pueden dar que no sea a costa de traicionar nuestra historia y a quienes han confiado en nosotros. Así que mientras realizamos las labores necesarias para al menos detener el deterioro del techo del auditorio, seguimos llamando a la solidaridad combativa a todos los colectivos, organizaciones e individuos para que continúen participando en la reconstrucción de este su Auditorio, el Auditorio Che Guevara y para que estén listos a defenderlo si es necesario.
Esta vez no se trata simplemente de defender a un grupo u organización -para eso contamos con nuestras propias fuerzas-. Esta vez se trata de avanzar, para que caigan los que aquí y allá afuera gobiernan este país. Se trata de que el che, que hoy es de los de abajo y a la izquierda, sea, más que un monumento a la historia pasada con el cual conformarnos, un aviso de que muy pronto nosotros, las y los explotados, tomaremos lo que es nuestro…

1 comentario:

Damian dijo...

La esquizofrenia paranoide es una enfermedad mental y debe ser tratada con medicación y terapia; porque puede desembocar en paros, pintas, vandalismo en contra de las instalaciones y toda una serie de cuestiones que no mejoran la calidad educativa, sino la empeoran.